Seguidores

sábado, 12 de abril de 2014

Colcannon

    Si tenemos en cuenta que el ferrocarril ha marcado en gran manera mi vida e Irlanda me robó el corazón cuando la descubrí, no podía elegir una película que no fuera esta, ni un plato más tradicional que este, para participar en la #cocinadecine del tercer aniversario de April's kitch.


    Esta historia comienza en una estación de ferrocarril, como muchas otras historias, pero esta estación se encuentra en Irlanda, en el condado de Inisfree. A ese precioso lugar, Cong, fue donde regresó Sean Thornton (John Wayne), allí fue donde descubrió a Mary Kate Danaher (Maureen O'Hara), allí fue donde se enamoraron y vivieron su eterna historia de amor, una historia que hasta llegó a conmover a un extraterrestre unos cuantos años más tarde. Por supuesto esa película no podía ser otra que The Quiet Man (El hombre tranquilo) de John Ford.
 

    Gran película de 1952 que consiguió 2 Oscar (mejor director y mejor fotografía de color) de las 7 nominaciones a las que optaba, fue nominada a los Globos de Oro como mejor director y mejor banda sonora y obtuvo también el National Board of Review a la mejor película y el Premio OCIC en Venecia.

    No me cabe en la cabeza una comida más adecuada y que represente mejor lo que debía preparar Mary Kate a su amado Sean que un plato de colcannon acompañado de bacon y salchichas, así como tampoco me puedo imaginar que en la mesa faltara una buena jarra de Guinness y unas cuantas rosas cortadas de esas que plantó Sean a su llegada, las mismas que recordaba que cuidaba su madre antes de marchar a los Estados Unidos.


    Ingredientes :
  • 400 g de patatas medianas peladas
  • 200 g de repollo troceado
  • 60 g de mantequilla
  • 1 cebolleta grande picada
  • 1/2 vaso de leche caliente
  • 75 g de bacon ahumado
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1 cucharadita de semillas de hinojo
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
    Pelar y cortar las patatas en trozos. Cocer hasta que estén tiernas, unos 15 minutos.
    Cocer aparte el repollo durante 10 minutos. Escurrir
    Escurrir y machacar las patatas con un tenedor. 
    Derretir la mantequilla y dorar en ella el bacon cortado en trozos. Añadir el repollo cocido junto con la cebolleta y saltear durante unos 2 minutos.
    Agregar el puré y mezclar. Verter la leche y remover hasta que la mezcla resulte cremosa. Salpimentar.
    Espolvorear con el perejil y las semillas de hinojo.


    Las semillas de hinojo no forman parte de la receta tradicional pero es una muy buena manera de contrarrestar los efectos flatulentos del repollo.
    Espero que mi aportación sea del agrado de Mon, ya solo me queda felicitarla por estos 3 años y desearla que cumpla muchos muchos más... y que nosotros lo podamos ver. Aquí os dejo el logo de este tercer aniversario. 


viernes, 11 de abril de 2014

Torrijas de naranja para el #diadelatorrija

    Hacía mucho que no teníamos entre manos un #diade y ya teníamos gusanillo así que cuando Conxy nos propuso hacer un #diadelatorrija no pude por menos que ponerme manos a la obra.


    Cuando me enteré de su propuesta, bendita casualidad, estaba poniendo a levar el pan de naranja que publiqué ayer, así que tenía bien claro de que iban a ser mis primeras torrijas de este año. Cuando le di forma al pan reservé un poco de la masa para hacer una pequeña barra y poder así prepararlas.


    Pero dejemos paso a lo que realmente importa, las torrijas. Adelante pues el #diadelatorrija



    Ingredientes :

  • 1 barra de pan de naranja
  • 3/4 l de leche entera
  • 1 naranja
  • 1 rodajita de jengibre
  • 200 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 g de agua
  • Aceite abundante para freír


    Poner al fuego la leche junto a 100 g de azúcar, la piel de la naranja y la rodajita de jengibre. Remover hasta que el azúcar se disuelva por completo. Cuando rompa el hervor, apagar y dejar infusionar hasta que se enfríe. 
    Mientras pondremos en otro cazo al fuego el resto del azúcar con el agua y el zumo de la naranja. Remover y dejar hervir hasta que espese ligeramente, tomando la consistencia de un sirope. Reservar.
    Cortar el pan en rebanadas de 1 cm de grosor y empapar bien con la leche, a la que habremos retirado la piel y el jengibre.
    Dejar que el pan se impregne bien de leche. Batir los huevos y poner el aceite a calentar.
    Pasar el pan por huevo y freír. Poner sobre un papel de cocina para retirar el exceso de grasa.
    Bañar con el sirope y dejarenfríar.


    Estén realmente buenas... más que buenas, impresionantes!!!

jueves, 10 de abril de 2014

Pan de naranja

    Hace algo más de mes y medio Patricia de "El recetario de mi cocina" publicaba un pan de naranja que acababa de hacer, menuda pinta!!! Un pan de naranja que, por supuesto, Yo tenía que probar así que, en cuantito que he tenido un poco de tiempo me he puesto manos a la masa.


    La receta está hecha en Thermomix hasta su formado pero a mí me gusta dejar levar la masa fuera del aparato. También he puesto harina panadera en vez de ponerla de fuerza ya que al no llevar grasa he considerado que no necesitaba tanta fuerza.
    Ingredientes :
  • La piel de 2 naranjas 
  • 170 g de naranja pelada
  • 100 g de leche entera
  • 50 g de azúcar moreno
  • 9 g de levadura seca
  • 1 huevo L
  • 550 g de harina panadera
  • 1 cucharadita de sal

    Lo primero que haremos será eliminar todo lo blanco que tengan las naranjas para que no amargue.
    Triturar las pieles 10 seg, vel. 5_10. Bajar los restos de las paredes y triturar otros 5 seg a la misma velocidad que antes.
    Poner la naranjas troceadas en el vaso y triturar 15 seg, vel. 5_10. Añadir la leche, el azúcar y la levadura. Mezclar 1 min, 37º, vel.2.
    Agregar el huevo y mezclar 10 seg, vel.2.
    Incorporar la harina, la sal y la piel de las naranjas reservada. Amasar 3 min, vaso cerrado, vel. espiga.
    Sacar del vaso y poner a levar en un bol ligeramente engrasado. Cuando haya doblado su volumen sacar y desgasificar.
    Engrasar el molde que vayamos a utilizar y poner la masa en él. Distribuir por todo el molde de manera uniforme con las manos ligeramente engrasadas. Dejar levar de nuevo  en un sitio cálido y al abrigo de corrientes de aire.
    Cuando casi haya doblado su volumen precalentar el horno a 180º C. Cocer durante unos 30-40 minutos cubriéndolo con papel de aluminio si se estuviera tostando demasiado.
Dejar enfriar sobre una rejilla.


    Este pan es ideal para comer a la hora del desayuno, en tostadas o solo, eso tendrás que decidirlo Tú.

lunes, 7 de abril de 2014

Vasitos de tiramisú para niños

    Hace mucho, mucho que hago tiramisú, de hecho creo que es uno de los primeros postres que he hecho en mi vida, por lo que me parece imperdonable que aún no hubiera publicado la receta en el blog.


    La receta original lleva café y licor por lo que tenía que adaptarlo de alguna manerapara que mis niños pudieran comerlo también.
    Hoy es el día de publicación de ¡Qué rico, mamá!, la anfitriona de este mes ha sido Mara que nos ha propuesto hacer postres en vasitos, así que me parecía una ocasión estupenda para adaptar la receta del tiramisú.


    Ingredientes :
  • 50 ml de café descafeinado
  • 1 1/2 cucharadita de licor de avellana sin alcohol
  • 200 g de mascarpone
  • 100 ml de nata 35%
  • 1 yema de huevo XL
  • 50 g de azúcar
  • 1/4 cucharadita de extracto de vainilla
  • 12 bizcochos de soletilla
  • cacao en polvo para espolvorear

    Mezclar el café frío con el licor de avellana sin alcohol.
    Poner en un bol el mascarpone y la nata, que deben estar muy fríos, y batir con unas varillas hasta que la mezcla esté bien montada. Reservar en la nevera.
    Poner en un cazo la yema, el azúcar y el extracto de vainilla y batir hasta integrar. Poner al baño maría, sin parar de batir, hasta que espese formando una crema. Retirar y dejar enfriar.
    Mezclar la crema de queso con la crema de yemas hasta que esté homogénea.
    Cortar cada uno de los bizcochos por la mitad. Poner en el fondo de los vasitos dos pedazos y empapar con la mezcla de café y licor con ayuda de un pincel. Repartir la mitad de la mezcla de queso entre los vasitos. Espolvorear con cacao. Volver a repetir le operación pero sin espolvorear el cacao en la última capa. Meter en la nevera para que reposen durante por lo menos un par de horas.
     Espolvorear con cacao en polvo justo antes de servir.


    Lo de presentar el tiramisú en vasitos me parece una idea genial ya que así solo se tocan los que se van a comer y si sobran, cosa poco probable por lo menos en mi casa, quedan perfectos para otra ocasión.


    La receta en la que está basada es la de tiramisú de webos fritos pero bastante tuneada por mi parte, no podía ser que dejara la receta tal cual, jejjeje.

domingo, 6 de abril de 2014

Bacon Mac&cheese

    Este mes el reto de Food Bloggers Ttm, de Mara y Aisha, nos invita a visitar a los EEUU de la mano de Beatriz de Tengo un plan B.
    La propuesta salada nos la trae Aisha y no podía ser un plato más americano, unos Mac&cheese, los típicos macarrones con queso que están presentes en todas las mesas norteamericanas.


    El bacon es uno de los ingredientes más usados en sus cocinas, lo usan tanto en platos salados como dulces, así que en mis Mac&cheese no podían faltar. Otro ingrediente que no falta en sus cocinas es la cebolla frita así que no me he podido resistir a espolvorearlos por encima con un buen puñado.
    Ingredientes :
  • 400 g de macarrones
  • 1 cebolla grande
  • 125 g de bacon ahumado
  • 1 cucharadita de mostaza inglesa
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas colmadas de harina
  • 2 tazas de leche
  • 75 g de queso cheddar
  • 1 puñado de cebolla frita
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo recién molida
   
    Cocer los macarrones en abundante agua salada hasta que estén al dente. Escurrir y reservar.
    Precalentar el horno a 180º C.
    Poner en una cazuela el aceite y pochar en él la cebolla. Añadir el bacon cortado en trozos hasta que esté doradito. Agregar la harina y rehogar bien. Verter la leche y remover constantemente para que no se formen grumos y la salsa coja cuerpo. Añadir la mostaza y remover para integrar. Salpimentar al gusto. 
    Cortar el cheddar en tacos pequeños y echarlos en la salsa.
    Extender los macarrones en una fuente de horno y verter la salsa por encima, mezclar ligeramente con un tenedor para que se integre.
    Espolvorear con la cebolla frita y hornear unos 20 minutos hasta que veamos que la superficie está dorada.


    Servir bien calientes.

viernes, 4 de abril de 2014

American Cherry Pie

   Este mes el reto de Food Bloggers Ttm, de Mara y Aisha, nos invita a visitar a los EEUU de la mano de Beatriz de Tengo un plan B.
    La parte dulce de este reto nos lo trae Mara con uno de los pasteles más famosos de aquel país, el Cherry Pie. A ver quien no se acuerda haber visto alguna vez en los dibujos animados una tarta de cerezas enfriando en el alféizar de la ventana... o al agente especial Cooper de Twin Peaks disfrutando de uno de esos maravillosos trozos que se comía.


    La receta que os pongo está hecha cogiendo un poco de la receta de Mara, usé cerezas en almíbar, y otro poco de la de Beatriz, aunque las cantidades las varié a mi antojo para ajustarlas a la cantidad de cerezas que Yo tenía y a mí me parece que no quedó nada mal.

 
    Ingredientes :
  • 2 planchas de masa quebrada (hecha en casa o comprada)
  • 350 g de cerezas en almíbar (peso escurrido)
  • 2 cucharadas del almíbar de las cerezas
  • 40 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 75 g de maizena
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 4 gotas de esencia de almendra amarga
    Triturar las cerezas pero sin que quede una mezcla muy fina. A mí me gusta que se note algún trozo que otro.
    Separar la clara de la yema del huevo y reservar esta última.
    Disolver la maizena en un par de cucharadas del almíbar de las cerezas.
    Mezclar las cerezas trituradas, el azúcar, la maizena diluida, la clara batida y los aromas. Cuando esté todo integrado meter en la nevera para que se enfríe bien.
    Mientras estirar una de las planchas de masa dejándola de unos 3 mm de grosor. Poner sobre un molde acanalado, ligeramente engrasado, y recortar dejando que sobresalga un dedo por todo el contorno del mismo. Meter al congelador mientras estiramos la segunda plancha de masa, que dejaremos del mismo grosor que la otra.
    Sacar la mezcla de cerezas de la nevera y verter rellenando el molde. Tapar con la otra plancha de masa cortándola para dejar ambas del mismo tamaño.
    Apretar bien los bordes y doblar hacia el centro del pastel. Pegar pequeños pellizcos empujando la masa por en medio con un dedo para que quede bien sellado.
    Meter al congelador mientras se precalienta el horno a 190º C. Bea nos dice que esta es la manera de que la masa quede extra crujiente.
    Cuando el horno esté bien caliente sacar el pastel del congelador, pintar la superficie con la yema batida y hacer unos cuantos cortes en la masa para que el relleno pueda respirar.
    Hornear 45 minutos, hasta que la superficie esté bien dorada y tenga un aspecto bien crujiente.


    Dejar que se enfríe por completo... cuidado con los gatos callejeros si la dejáis en el alféizar de la ventana, jejjeje.
    Os recomiendo que la preparéis el día anterior al que tengáis previsto degustarla para que los sabores se asienten, os aseguro que de esta manera estará muuuucho más buena.


    La verdad que al principio pensaba que como la preparé un poco al tuntún iba a acabar siendo un verdadero desastre pero al final no quedó mal y mis compañeros disfrutaron con ella un montón... o por lo menos eso me dijeron a mí, jajjaja.


    Os puedo asegurar que estaba muy buena de verdad que Yo también la comí.

miércoles, 2 de abril de 2014

Espaguettis a la tinta de sepia con chipirones encebollados y pimienta d'Espelette

    Parece mentira que cuanto mayores se hacen mis niños, cuando se supone que debería ir teniendo paulatinamente un poco más de tiempo para mis cosas, más difícil lo tengo para poder arañar un ratito y dedicárselo al blog. Esta entrada tenía que haber visto la luz hace casi un mes pero no ha sido posible hasta ahora.
    Cuando escribí la entrada del Open Bloggers Food&Wine Tarragona os conté que la empresa Lékué nos hizo llegar a cada uno de los participantes del encuentro, a través de Roger, uno de sus productos.
    La idea era que lo utilizáramos para realizar un plato y contáramos en nuestros blogs nuestra opinión sobre él. Pues bueno a mi me tocó el Pasta Cooker y tengo que decir que me ha encantado usarlo. Al cocer en el microondas es rápido, limpio y, lo mejor de todo, no se pega la pasta a la cazuela.
    Al principio tenía mis dudas de que el recipiente se quedara teñido de negro al utilizar este tipo de pasta que lleva tinta de calamar y me quedé gratamente sorprendida al ver que después de vaciarlo tenía el mismo color que antes de usarlo, jejjeje.
    Pero bueno, vamos allá con la receta.


    Ingredientes :
  • 350 g de espaguettis a la tinta de sepia
  • 2 cebollas medianas
  • 20 chipirones pequeños
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de tomate concentrado
  • 50 ml de vino blanco (Yo usé vino duro de Serrada-Valladolid)
  • 150 ml de caldo de pescado
  • Sal 
  • Pimienta d'Espelette*
    *La pimienta d'Espelette es una delicatessen de las que me trae mi hermana de Hendaya. Se puede sustituir por un poco de Cayena molida o incluso por unos aritos de chili rojo limpio de semillas.
    Limpiar las cebollas y cortarlas en juliana.
    Poner en una cazuela el aceite y saltear ligeramente los chipirones, después de haberlos limpiado bien. Retirarlos y, en el mismo aceite, dejar la pochar la cebolla. Cuando esté transparente añadir el vino y dejar reducir en su totalidad. Agregar el tomate concentrado y rehogar. Verter el caldo.
    Cuando rompa a hervir volver a introducir los chipirones. Añadir la hoja de laurel y dejar cocer a fuego suave hasta que estén tiernos y el caldo casi se haya evaporado del todo.
    Poner los espaguettis en el Pasta Cooker y cubrirlos con agua. Colocar la tapa y poner a cocer en el microondas, a 800W de potencia, durante el tiempo que aconseje el fabricante. Yo los tuve 8 minutos.
    Retirar del micro, cuando haya acabado el tiempo, sosteniéndolo por la base con ayuda de unos guantes de horno. Dejar reposar un par de minutos antes de abrir la tapa y comprobar el punto de cocción.
    Sujetar la tapa por el borde y girar para escurrir el agua que sobrante.


    Remover la pasta y salar.


    Emplatar los espaguettis y repartir los chipirones encebollados por encima. Espolvorear con un poco de pimienta d'Espelette.


    Servir enseguida antes de que se enfríe.