Seguidores

martes, 31 de marzo de 2015

Muffins de canela y frutos rojos {Lok@s por Lorraine}

    Otro mes que se nos acaba y eso quiere decir que toca reto de los cocinillas lok@s por Lorraine. Este mes tocaba receta dulce y nos hemos decantado por una receta algo más ligera que las habituales, ¿estaremos pensando ya en la operación bikini?
    Al final la receta elegida ha sido la de estos muffins de canela y frutos rojos. La receta original es muy light, la hice siguiendo sus instrucciones y tenía bastante poco dulzor, así que la repetí tuneándola un poco para hacerla más cañera, jijjiji. Aquí os dejo la receta que yo hice finalmente, que tampoco es para echar cohetes, pero está bastante buena.


    Ingredientes :
  • 300 g de harina integral
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 2 huevos L
  • 200 ml de leche entera
  • 100 ml de yogurt natural
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 4 cucharadas de sirope de arce
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 200 g de frutos rojos congelados.

    Precalentar el horno a 200º C.
    Mantener los frutos en el congelador hasta el momento de añadirlos. Reservar un par de cucharadas de harina para pasar por ella los frutos antes de añadirlos.
    Mezclar en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal, la canela y el azúcar.
    Batir los huevos, añadir el resto de los líquidos y seguir batiendo hasta que la mezcla esté espumosa. Verter sobre la mezcla de los ingredientes sólidos y remover justo hasta que estén integradas ambas mezclas.
    Sacar los frutos del congelador, separar unos pocos para decorar, y rebozar los demás con la harina reservada. Agregarlos a la masa integrándolos sin remover demasiado porque si no irán tiñendo la masa que quedará de un color parduzco nada apetecible.
    Rellenar los moldes, cubiertos con capacitos de magdalenas, con ayuda de una cuchara de sacar bolas de helado, hasta llenar 2/3 de su capacidad. Repartir por encima los frutos rojos reservados presionándolos ligeramente.
    Hornear unos 20 minutos hasta que al pincharlos con una aguja esta salga limpia y estén bien doraditos.


    Retirar del horno y dejar reposar unos minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se terminen de enfriar.

   
    Si te apetece los puedes espolvorear con azúcar glass antes de servir pero así quedan taaan monos...
    El logo, de nuevo de Susana, es una pasada de chulo.


    Y aquí tenéis los participantes  del reto de este mes. Yujuuu, cada vez somos más los lok@s por Lorraine!!, jejjeje.
    Leila de La nueva cocina de Leila
    Marisa de Marisa en la Cocina
    Biljana de Mis Dulces Joyas
    Bea de Sweet Cookies by Bea
    Susana de Té con limón y canela
    Bea de Bea Recetas y más
    Aisha de La cocina de Aisha
    Mavi de Mandarinas y Miel
    Amaia de Amakuyi, detalles hechos con tiempo y cariño...
    Elena de Elena en la Cocina
    Vivi de Ó carón da Lareira
    Catieu de Pastissets
    Montse de No sin mi taper
    Chus de Siguiendo a Nenalinda
    Blanca de Menjar a ca la Blanca
    Eva de Ven a mi cocina
    Betty de Ruidos en la Cocina
    Tere de Aurea's Kitchen

lunes, 30 de marzo de 2015

Sopa Cheddar irlandesa

    Ya se que el día de San Patricio fue hace días. La red se llenó de color verde y cerveza guinness.
    Yo tenía intención de publicar entonces este plato, tradicional sopa que se toma durante el día de San Patricio en Irlanda, pero, como ya os comenté en alguna entrada anterior, últimamente no doy más de mí y no llego a todo lo que quisiera llegar.


    Ya se que los días dejaron de ser fríos y grises pero, a pesar de ello, una buena sopa siempre le viene bien al cuerpo. Esta receta, aunque es bastante consistente y por lo tanto no demasiado apropiada para los días cálidos, está realmente buena así que os invito a probarla.
    Ingredientes :
  • 1 puerro
  • 1 patata grande
  • 2 zanahorias
  • 50 g de mantequilla
  • 750 ml de agua
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de salvia seca molida muy fina
  • 150 ml de leche
  • 70 g de queso cheddar 
  • Sal
  • Pimienta negra de molinillo recién molida

    Limpiar el puerro, la zanahoria y la patata y cortarlas en trozos muy finos. Rallar el queso con el picado gordo.
    Poner la mantequilla en una cazuela a fuego medio y, cuando esté derretida, pochar en ella las verduras cortadas anteriormente.
    Agregar el agua, el ajo picado fino y salpimentar.
    Cuando rompa a hervir, bajar el fuego, tapar y dejar cocer una media hora. Retirar y triturar no demasiado fino.
    Añadir la leche y el queso rallado. Volver a poner a fuego lento, sin dejar que vuelva a hervir, y cocer, sin dejar de remover, hasta que el queso esté totalmente fundido.


    Servir bien caliente acompañada de unas rebanadas bien tostadas de pan de soda y un poco de buena mantequilla irlandesa.

domingo, 29 de marzo de 2015

Trenza de dulce de leche {El Asalta Blogs}

    De nuevo llegó el momento más ansiado de los chorizos de la red. Llegó el momento de dar a conocer, aún con legañas en los ojos, el botín que cada asaltador ha podido afanarle al blog elegido este mes, que no es otro que Gallecookies. La pobre Iratxe aún debe estar haciendo recuento de todo lo que le falta, que no es poco, vamos creo que la hemos dejado poco más que en paños menores, jajjaja. Llegó el día de publicación de El Asalta Blogs.
    Podría decir que mi asalto ha sido resultado sencillo, pero nada más lejos de la realidad, después de numerosas incursiones en su cocina seguía sin tener muy claro que llevarme, y es que todo me gustaba. Al final la solución al conflicto me la fue a dar un bote de dulce de leche que tenía empezado en mi nevera. Tachannn!! Estaba predestinado a acabar siendo parte de esta trenza maravillosa.


    Yo he hecho la mitad de la receta y aún así me ha salido una trenza bastante grandecita. En la receta original llevaba 3 huevos pero yo le he puesto solo uno y he corregido la cantidad de leche para darle más humedad aunque creo que aún le podía haber puesto mayor cantidad de esta última porque la trenza, aunque quedó tierna y muy rica, debería haber estado más esponjosa.


    Ingredientes :
  • 185 g de dulce de leche
  • 120 g de leche
  • 50 ml de aceite de oliva suave
  • 25 g de levadura fresca
  • 1 huevo L (58 g)
  • 1/2 cucharada de pasta de vainilla
  • 500 g de harina
  • 5 g de sal
  • 1 huevo batido para pintar

    Diluir la levadura en 2/3 de la cantidad de la leche.
    Poner en un bol la harina y poner la sal en un lado. Hacer un hueco en el medio y verter dentro el dulce de leche, la leche con la levadura, la pasta de vainilla, el huevo ligeramente batido y el aceite. Amasar hasta que esté todo integrado. Ir añadiendo el resto de la leche sin dejar de amasar hasta que la masa la haya absorbido por completo y se vuelva lisa y no pegajosa.
    Hacer una bola y dejar levar tapada, en un bol ligeramente engrasado, hasta que doble su volumen.
    Dividir la masa en 5 trozos iguales y formar un churro largo con cada parte.
    Unir una de las 5 puntas de cada churro, comenzar a trenzar como en este vídeo y terminar sellando bien las puntas para que no se escapen. Tapar con un paño limpio y dejar levar de nuevo hasta que doble su volumen.
    Precalentar el horno a 180º C.
    Cuando haya doblado pintar con huevo batido y hornear durante unos 25 minutos hasta que esté bien dorado.


    Como podéis observar en la foto de abajo la trenza quedó bastante compacta pero quedó muy tierna.


    Y con la textura que tiene, ahora que estamos casi en Semana Santa, me pregunto ¿cómo quedarán algunas rebanadas de esta trenza convertidas en torrijas?

viernes, 27 de marzo de 2015

Fougasse con orégano, aceitunas y tomates secos con masa madre {Bake the World}

    Volvemos a la carga con los retos panarras, en esta ocasión Clara y Virginia, las chicas de Bake the World, nos invitan a preparar un riquísimo pan de origen provenzal, una fougasse.


    En esta ocasión yo he elegido una receta del libro Bread de Paul Hollywood pero, como no, he variado ligeramente sus componentes añadiendo unos cuantos tomates secos en aceite de oliva.
    Aquí tenéis el vídeo de Paul Hollywood en acción realizando esta maravilla.


    A decir verdad pensaba hacer la mitad de su receta, comencé poniendo en un bol la mitad del peso de la harina, de la masa madre, de la sal... pero mi cabeza a veces es bastante independiente y decidió que tenía que hacerla entera y al añadir el agua me dí cuenta que le había puesto la cantidad necesaria para hacer la receta entera, buuuaaaa!!! Casi me da algo. No me quedaba otra que rectificar las cantidades del resto de los demás ingredientes pero, con lo que no contaba era que no tenía suficiente masa madre preparada así que no me tocó otra más que reajustar las cantidades.


    Ingredientes :
  • 365 g de harina de fuerza
  • 180 g de masa madre (100% de hidratación)
  • 7 g de sal
  • 155 g de agua
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 50 g de aceitunas verdes rellenas de anchoa
  • 50 g de aceitunas negras
  • 40 g de tomates secos en aceite de oliva
  • Semolina  y harina para espolvorear
  • Aceite de oliva
    Estas son las cantidades que utilicé finalmente después de ajustarlas.
    Poner en un bol la harina, la masa madre, la sal y la mayor parte del agua. Amasar, añadiendo más agua si fuera necesario, hasta que la masa se pegue solo ligeramente a las manos, debe ser una masa con bastante hidratación.
    Volcar la masa en la superficie de trabajo, que habremos aceitado, y amasar hasta que esté elástica, fina y homogénea.
    Hacer una bola con ella y poner en un bol engrasado ligeramente, tapar con un paño limpio y dejar que leve, en un sitio cálido y sin corrientes de aire, hasta doblar su volumen.
    Agregar el orégano, las aceitunas bien escurridas y los tomates cortados en trozos grandes y espolvorear con un poco de harina.


    Desgasificar integrando los ingredientes y  colocar de nuevo en la mesa de trabajo espolvoreada con harina.
    Dividir en dos y, con ayuda de los dedos, dar a cada parte forma triangular, como de hoja. Dar unos cortes con una rueda de cortar pizza y colocar sobre una bandeja de horno espolvoreada ligeramente con una mezcla de harina y semolina. Espolvorear por encima con un poco más de la mezcla, tapar con un paño limpio y dejar levar de nuevo.
    Precalentar el horno a 220º C poniendo una bandeja con agua en la parte inferior para crear vapor.
    Cuando hayan levado las fougasses meter a mitad de horno, verter más agua caliente en la bandeja inferior y cerrar rápidamente para que no se escape el vapor.
    Hornear entre 15 y 20 minutos hasta que estén doradas y crujientes.
    Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.


    En el vídeo se ve como Paul Hollywood mete al mismo tiempo las dos fougasses al horno pero yo, sin embargo, las metí de una en una.
    Al espolvorear con la mezcla de harina y semolina las fougasses quedarán crujientes pero si las pincelas con aceite quedará una corteza más tierna.


    Paul Hollywood presenta la fougasse con tapenade pero, con lo riquísima que está, no necesita de ningún complemento para disfrutar... bueno, quizás el único complemento que le pondría es un vasito de buen vino blanco bien fresco. Uffff, entonces ya será como tocar el cielo!!!

miércoles, 25 de marzo de 2015

Galletas de frambuesa. El mago de Oz {Una galleta, un cuento}

    Hoy es el día de publicación del reto Una galleta, un cuento y, aunque envié la foto sin editar y el enlace de esta entrada ayer para que me pudieran incluir en el recopilatorio, es ahora que ya es de noche cuando he terminado por publicarla.
    La verdad que llevo arrastrando los restos de una gripe desde hace más de dos semanas y mis fuerzas están bastante mermadas así que todo parece que vaya más ralentizado de lo habitual y noto como no llego a todo lo que quisiera hacer.
    En esta ocasión ha sido Leire, del blog Cocina con gusto, la que ha elegido cuento y este no ha sido otro que "El Mago de Oz".
    La verdad que el cuento, novela infantil de L. Frank Baum, se hizo popular gracias a la adaptación cinematográfica que de él hicieron en Hollywood y que ha llegado a convertirse en película de culto. ¿Quién no se acuerda de Judy Garland caminando por el sendero de baldosas amarillas? O cantando "Over the Rainbow", que llegó a ganar un Oscar como mejor canción en 1939.
    Este mes he optado por presentar unas ricas galletas de frambuesa decoradas con fondant, un sabor tan dulce como este precioso libro.


    Ingredientes :
  • 150 g de mantequilla
  • 130 g de azúcar glass
  • 1 huevo L
  • 400 g de harina
  • 1 cucharadita de pasta de frambuesa
   
    Batir la mantequilla y el azúcar glass hasta que la mezcla esté uniforme. Añadir el huevo y la pasta de frambuesa y seguir batiendo hasta integrar.
    Agregar la harina y amasar hasta que la mezcla esté uniforme. Dividir en dos partes, poner cada parte entre dos papeles de hornear y estirar con un rodillo hasta que tenga 6 mm de grosor.
    Poner en una bandeja y meter a la nevera durante por lo menos media hora.
    Sacar y cortar con las formas elegidas, en mi caso cuadrados y círculos, y volver a meter en la nevera otra media hora.
    Precalentar el horno a 165º C con aire.
    Hornear las galletas durante unos 12 minutos o hasta que veamos que los bordes comienzan a dorarse.
    Sacar del horno y dejar reposar en la bandeja unos 5 minutos antes de trasladarlas sobre una rejilla para terminar de enfriarse.
    Cuando estén totalmente frías es el momento de poder decorarlas. En mi caso decoré las redondas con fondant verde y amarillo, el cual texturicé para simular el camino de baldosas amarillas que conduce a Oz.


    Las cuadradas las cubrí de fondant blanco donde escribí lo que cada personaje deseaba pedirle al Mago : valor el León, un cerebro el Espantapájaros, un corazón el Hombre de Hojalata y, por supuesto, Dorothy volver a Kansas.


    Y que mejor acompañamiento para las galletas que unos deliciosos zapatitos, de color rubí como los que la protagonista calza a lo largo de su aventura, hechos con candy melts.


    Si queréis ver el resto de las aportaciones de este reto solo tenéis que pinchar aquí.


    Yo me voy corriendo a ver que maravillas nos han preparado este mes mis compis de reto.

domingo, 15 de marzo de 2015

Nanbanzuke de salmón

    Hoy, de nuevo, cogemos la maleta para descubrir la cocina de otro país de la mano de Cocinas del mundo. En este caso la propuesta de Mar nos lleva al país del sol naciente, si si, al mismísimo Japón.
    La receta que he preparado para el reto es una adaptación del nanbanzuke de salmón del libro Harumi cada día y, puedo asegurar sin ninguna duda, que es una verdadera joya para los que queremos adentrarnos en la cocina japonesa porque, no nos equivoquemos, en Japón no solo se come sushi.


     Así como tampoco todo el pescado que se come está crudo, este es un buen ejemplo donde el marinado se hace después de dorarlo friéndolo ligeramente.


    Ingredientes :
  • 1 rama de apio blanquita
  • 2 zanahorias medianas
  • 5 cm de jengibre fresco
  • 1 guindilla
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 600 g de salmón fresco
  • 1 lima
  • Harina para rebozar
  • Sal y pimienta
  • Aceite para freír
    Para la salsa nanbanzuke
  • 100 ml de dashi*
  • 35 ml de salsa de soja clara
  • 50 ml de vinagre de arroz
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Zumo de 1 limón
  • Sal
    *El dashi es el caldo que utilizan los japoneses como base de numerosos platos, con un marcado sabor a atún. Podéis hacerlo según está hecho en esta receta o bien utilizar caldo hecho con espinas de atún.
    
    Lo primero será preparar la salsa nanbanzuke. Mezclar el dashi, la salsa de soja, el vinagre de arroz, el azúcar y el zumo de limón. Remover bien hasta que el azúcar esté completamente disuelto.
Poner en un cuenco grande, salar al gusto y reservar.
    Limpiar y retirar las hebras del apio. Pelar las zanahorias. Cortar ambos en juliana de unos 5 cm de largo.
    Pelar y cortar el jengibre en juliana, del tamaño de una cerilla más o menos.
    Retirar las semillas de la guindilla y cortar en rodajitas finas.
    Pelar y cortar la cebolla en juliana fina.
    Cortar el salmón en cuadraditos de unos 3-4 cm. Salpimentar y rebozar en harina.
    Poner el aceite en una cacerola profunda, lo suficiente para que cubra el salmón, y poner al fuego. Cuando esté muy caliente freír los cuadraditos de salmón hasta que estén dorados. Retirar con una espumadera para escurrir bien el exceso de aceite. Ir echando los trozos calientes en el bol de la salsa anteriormente preparada.
    Agregar también al bol el apio, la zanahoria, el jengibre, la guindilla, la cebolla y la lima, cortada en rodajas, cubrir y dejar macerar por lo menos durante media hora.
    Para servir poner sobre cada trozo de salmón un poco de las julianas, unos aritos de guindilla y una rodajita de lima.


    Regar con poco de la marinada y ya está listo para degustar.


    Si os habéis dado cuenta los ingredientes que se usan en este plato nos hacen recordar ligeramente a los de un ceviche y es que el sabor de este plato nos recuerda la gran influencia japonesa en la cocina peruana. 


    No solo a mi me enamora la cocina japonesa, a numerosos chefs de prestigio también lo hace, siendo la preferida de muchos de ellos para hacer sus platos de cocina fusión.

miércoles, 11 de marzo de 2015

12+3=15 Marzo

    Decir marzo es decir primavera y, sin duda alguna, el mejor anuncio de que esta se avecina es la floración de los almendros. Una preciosa estampa que, con el paso del tiempo, nos dejará esos riquísimos frutos que nos servirán para preparar exquisitos platos. Es por eso que este mes elijo esta foto para el reto 12+3=15 creado por Mums & Kids.


    Pero en Valencia, Marzo no son los almendros los que comienzan a florecer sino que son los naranjos los que los hacen, y comienza el festival de olor a azahar.


    También marzo huele a pólvora, es el mes de las Fallas. En plazas, calles y rincones se alzan monumentos. Los niños en los colegios también participan de la alegría creando sus ninots que queman el último día de clase antes de comenzar a celebrar la semana fallera oficial.


    Comienzan las Fallas con su olor y su color. Petardos de colores colgados preparados para estallar.


    Y el "soroll" de las mascletàs


    Y todo culmina con el olor de la primavera en pleno, solo hay que entrar el día 19 a visitar a la "Cheperudeta" para ver su manto, tejido con las flores que cientos de falleros le han ofrendado los días anteriores.